Rumbo a las elecciones DEL 12-F AL 7-O, por León Arismendi*

1.- Ya se convirtió en lugar común afirmar que las primarias del pasado domingo fueron un éxito espectacular, más allá de cualquier pronóstico. Los voceros del PSUV, que han tratado de explicar el hecho, andan más confundidos que gallo con tiro de pasadera, sin que logren nada distinto a ratificar las proporciones del trancazo y menos después que Tibisay Lucena confirmó que el proceso se había llevado a cabo con arreglo a lo dispuesto por los organizadores y el CNE.

Para quienes no son entendidos en peleas de gallos, les informo que un tiro de pasadera es un espuelazo, encima de los ojos, que deja al que lo recibe mirando para cualquier parte sin saber por dónde anda el otro. Bueno, así andan los oficialistas, cuyas líneas, en este momento, son las propuestas por los genios de La Hojilla, que el Capitán Cabello secunda.

La vaina llegó a la Sala Constitucional y su rapidísima sentencia, cuyas costuras son el hazmerreír de cualquier conversa de entendidos en derecho. Salvo por el lamentable fallecimiento de un joven en Maracay, a las fuerzas democráticas, hasta les convendría que Carrasquero y Morales continúen dictando “cátedra” de independencia del Poder Judicial.

2.- Preservar el impulso del 12 de febrero y ampliar los alcances de la unidad democrática es la tarea que tenemos por delante; para lo cual es menester fortalecer y ratificar la conducción del proceso por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), lo cual no significa que haya que ser acríticos respecto de las actuaciones de dicha instancia, pero tampoco bajar la guardia ante el acecho de la antipolítica, que suele solaparse con la crítica a los partidos.

Que nos quede claro: sin organizaciones políticas fuertes, la transición que nos espera, una vez derrotado el militarismo, será mucho más difícil. Asumo que el candidato electo tiene clara esa premisa.

3.- Otro frente al que debe prestarse atención es el de la conflictividad social y el modo de atenderla. El punto es que mucho hemos avanzado en la unidad de las fuerzas políticas pero muy poco en el frente social; por el contrario, allí el denominador común es la espontaneidad y la dispersión de la protesta, prueba de lo cual es la división del movimiento sindical.

El reto consiste en definir una plataforma unitaria que integre a los distintos movimientos que hacen vida entre los trabajadores, sectores profesionales y otros tantos, de modo que confluyan en la tarea común de defender sus derechos e intereses a la par de coadyuvar en la tarea de derrotar al gobierno el 7 de octubre.

* Publicado en TalCualdigital.com en 16 de febrero de 2012.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s