La atención de los ciudadanos NI SE COMPRA NI SE VENDE, por Julio Márquez

El cariño verdadero, ni se compra ni se vende. No hay en el mundo dinero para comprar los quereres.

Billo’s Caracas Boys

Pasando por la autopista Francisco Fajardo, sentido oeste-este, a la altura de Bello Monte, un edificio a lo lejos llamó mi atención. Cuatro enormes propagandas con la cara del caudillo lo visten, tres verticales cayendo desde el último piso hasta la mitad de la estructura y otra, en una gigantesca valla, coronando la azotea.

Por lo general casi todos los edificios de Bello Monte tienen grandes espacios de publicidad, todos ellos alquilados a grandes clientes que, aprovechando la vecindad con la autopista más transitada del país, posicionan sus productos ante los ojos de cientos de miles de conductores y pasajeros que, tan solo en unos cientos de metros y por unos pocos minutos reciben una descarga publicitaria intensiva todos los días. Incluso recuerdo que durante mi niñez, cuando no pasaba yo los diez años de edad (en aquellos tiempos cuando no existían los ipad, los televisores led 3D ni los teléfonos celulares con cámaras de más de 10 megapíxeles), disfrutaba mucho pasar por la autopista y ver el “derroche tecnológico” que significaba una pantalla gigante transmitiendo comerciales las 24 horas del día; al tiempo que giraba sobre su base, dependiendo de la hora, para dirigir su descarga a la mayor cantidad de personas.

Por todo ello, el edificio adornado con las múltiples caras del caudillo, todas a full color, no me llamó la atención por solo exponer sobre su estructura unas llamativas propagandas porque, como ya dije, un edificio con bonitas propagandas es muy común en Bello Monte.

Aquel edificio me llamó la atención porque a medida que me acercaba a él me di cuenta que lo que a lo lejos parecían pequeñas manchas indefinibles en algunos de sus balcones, no eran otra cosa que afiches de Henrique Capriles Radonski puestos con la libre voluntad de los habitantes de cada uno de esos hogares, y todo sin recibir a cambio algo más que esperanza (¡que no es poca cosa!). Por supuesto, a lo lejos, en un primer momento, la inmensidad de la propaganda del caudillo acapara toda la visión; pero al acercarse un poco más, unos cuantos afiches de “HAY UN CAMINO” se distinguen tratando de acabar con el mensaje monolítico que a realazos nos han querido imponer.

Esas cuatro propagandas del caudillo, todas bien grandes y con la mejor calidad de impresión posible, deben costar un buen dinero. Dinero que en gran parte va dirigido a abaratar el condominio de todos y cada uno de los que en ese edificio viven. Dinero que tradicionalmente viene de un cliente comercial con el único interés de hacer popular un producto, pero que hoy lo da un cliente político que, después de catorce años en el poder y con aspiraciones de estar otros seis para en total acumular veinte, pretende reelegirse envuelto en un falso manto de novedad.

Pero por encima de todo algunos beneficiarios del dinero de tan mentiroso cliente nos han querido decir, con espíritu libre y mucha humildad, lo que una vez nos dijo cantando el señor Billo Frómeta, que “el cariño verdadero, el cariño verdadero, ni se compra ni se vende”.

* Publicado en Un individuo en la escena en http;//juliolmarquezr.blogspot.com.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s