Tiempos de dictadura MEMORIA DEL AUTORITARISMO, por Alfonso Molina

Muchos piensan que se trata de una época superada, que las dictaduras pertenecen al pasado y que el autoritarismo es un tema solo para el estudio de los investigadores. Sin embargo, en este siglo persisten dictaduras terribles ejercidas de forma directa u otras más sutiles con rasgos formales que ocultan su verdadera faz. En Europa del Este, África, Asia e incluso América Latina. Desde la perspectiva que brindan estas experiencias históricas, la madurez de la democracia como sistema de valores políticos y sociales se fundamenta en buena medida en el conocimiento de las causas y los mecanismos que hacen posible la autocracia. Tal vez esta es la mayor de las virtudes de Tiempos de dictadura, nuevo largometraje de Carlos Oteyza que presenta el decenio del régimen militar de Marcos Pérez Jiménez —del derrocamiento de Rómulo Gallegos en 1948 hasta la caída del militar andino en 1958— con una visión contemporánea y analítica. Al concluir la proyección el espectador no solo sabe lo que ocurrió durante ese lapso sino por qué y con cuáles consecuencias. El resultado es un film redondo, complejo, bien sustentado en la materia histórica y desarrollado con un criterio riguroso que evade el maniqueísmo y la retórica política. Una limpia y precisa memoria del autoritarismo.

La carrera de Oteyza como documentalista es amplia e importante. Comenzó con los cortometrajes Cúa (1978), Chuao (1979), Santa Helena de Uairén (1980), difundidos en los circuitos culturales, y con Mayami nuestro (1981) accedió a las pantallas comerciales al exhibirse junto con El afinque de Marín, de Jacobo Penso, y Yo hablo a Caracas, de Carlos Azpúrua, bajo el título común de La propia gente. Una década después inició un interesante ciclo de cine de interpretación histórica —utilizando material de archivo de la empresa Bolívar Films— alrededor de ciertas figuras fundamentales del siglo XX venezolano: Isaías Medina Angarita, Soldado de la Libertad (1992), El General López Contreras, La transición (1997), Rómulo Gallegos, horizonte y caminos (2000) para luego enfrentar temas muy particulares en  Caracas, crónica del siglo XX (1999), Venezuela al bate, orígenes de nuestro béisbol (1895-1945) (2002), y muy especialmente El Reventón I (2007) y Reventón II (2010), sobre el impacto del petróleo en la vida nacional. También ha trabajado al largometraje de ficción con El escándalo (1987), alrededor del tema de los petroespías en la industria petrolera venezolana, Roraima (1993) sobre una mujer que busca a su hermano perdido en la selva, y La voz del corazón (1997), en torno a un ecocidio en nuestro Amazonas mezclado con una historia de amor.

Con su doble mirada de cineasta e historiador, Oteyza ha construido con Tiempos de dictadura un documental de profunda riqueza en torno a uno de los períodos más significativos de la vida política venezolana del siglo pasado. Empleo el verbo construir pues se trata de una obra de ingeniería cinematográfica que se nutre de mucho material de archivo muy bien articulado con un expresivo trabajo de animación y un conjunto de entrevistas a protagonistas de la época que ofrecen sus testimonios en directo. El inmenso valor documental de las imágenes en blanco y negro permite aprehender  la institucionalidad de entonces de una manera casi directa. En cambio, el ingenioso uso de la animación en color introduce juegos narrativos para abordar los temas nada “institucionales”, como las torturas a los presos políticos o el asesinato de los miembros de la resistencia. Ambos recursos se conjugan de una forma precisa. El realizador caraqueño pasa de la imagen en blanco y negro a la animación en color y logra establecer un equilibrio.

Las testimonios de quienes vivieron esos tiempos de dictadura son abordados de forma individual sobre sus experiencias personales, con un tono casi anecdótico que le brinda veracidad a sus palabras y gestos. En distintos momentos hablan Américo Martín (militante de Acción Democrática), Teodoro Petkoff (activista del Partido Comunista de Venezuela), Pompeyo Márquez (secretario general del PCV), Enrique Aristiguieta Gramcko (militante de Copei), Mario Suárez (cantante criollo), Simón Alberto Consalvi (periodista), Víctor Maldonado (mayor del Ejército), Isabel Carmona (activista de AD), José Agustín Catalá (editor, ya fallecido), Yolanda Moreno (bailarina),  Oscar Yanes (periodista) y dos personas cuyo nombres he perdido que representan la inmigración europea de esa época.

Esa distante Venezuela de los años cincuenta se expresa en el film con sus contradicciones y complejidades. De las grandes obras públicas a la persecución de los derechos humanos, de la fastuosidad que brindaba el petróleo al analfabetismo popular. Un país que prefería aparentar el progreso y el desarrllo más que vivirlo internamente. La película se observa como una historia en pleno desarrollo, como si fuese una reconstrucción dramática. Pero Oteyza no ha querido conducir al espectador a su propia visión política de aquel período. Simplemente lo muestra con documentos visuales, testimonios personales y una dosis de creatividad notable en la animación. A esto hay que sumarle la narración de Laureano Márquez, bien matizada, precisa, sin excesos. Creo que esta es la película más importante que ha hecho Carlos Oteyza en su larga trayectoria.

TIEMPOS DE DICTADURA, Venezuela, 2012. Dirección y guión: Carlos Oteyza. Producción: Verónica Cañas. Fotografía: Branimir Caleta. Montaje: Giuliano Ferrioli. Música: Álvaro Cordero. Locución: Laureano Márquez. Entrevistas a Américo Martín, Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez, José Agustín Catalá, Simón Alberto Consalvi, Yolanda Moreno, Oscar Yanes, Enrique Aristiguieta Gramcko, Mario Suárez, Víctor Maldonado e Isabel Carmona, entre otros. Distribución: Cines Unidos.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempos de dictadura MEMORIA DEL AUTORITARISMO, por Alfonso Molina

  1. “Tiempos de Dictadura” peliculadocumental de rigurosa realidad… acabo de verla y la verdad es un documento muy muy bueno, ese pedazo de la historia que mucho no vivimos pero que hemos oido, como en mi caso de mi madre…. Altamente recomendable y llega en un momento crucial de la vida de Venezuela…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s