10º Festival de Cine Independiente, LA OTRA NORTEAMÉRICA, por Alfonso Molina

Una de las favoritas del festival es “Los niños están bien”.

Lo más interesante de esta nueva edición de la muestra estadounidense -que cada año organizan Gran Cine y la Embajada de Estados Unidos de América- reside en su carácter de reafirmación de una manifestación cultural muy propia y auténtica que a menudo se encuentra olvidada en las grandes producciones y sus efectos especiales. Lo trascendente del cine norteamericano se halla en estas películas poco comerciales que abrirán camino a nuevas tendencias. Si no fuese por este festival dejaríamos de ver exceletes películas de EEUU que por razones económicas no se habrían estrenado en el país. Lo otro que me parece una ventaja es que reúne pocos filmes pero muy buenos. Se priorizó calidad sobre cantidad pues son apenas siete películas. ¿Cuáles son? Les cuento.

El drama histórico adquiere un tono de denuncia en La conspiración (The conspirator), peculiar obra de Robert Redford que se construye alrededor del juicio político a los asesinos de Abraham Lincoln en momentos muy duros para la Unión; en cambio la sonrisa aflora en A Roma con amor (To Rome with love), nueva comedia de Woody Allen que se burla de los estereotipos de norteamericanos e italianos, a través de una historia coral muy divertida; un poco más allá se encuentra la muy curiosa El camino (The way), dirigida por el actor  Martin Sheen, sobre el recorrido a Santiago que inicia un hombre tras enterarse de la muerte de su hijo.

Una de las favoritas del festival es la ácida comedia Los niños están bien (The kids are allright), de Lisa Cholodenko, que echa un vistazo muy original al tema de la paternidad; también se halla el tema de la pérdida de un hijo y cómo ese hecho cambia la vida de sus padres en Al otro lado del corazón (Rabbit Hole) de John Cameron Mitchell; el drama político se encuentra en Poder y traición (The Ides of March), de George Clooney, en torno a los ideales traicionados y las campañas presidenciales en EEUU.

No podía faltar el tema de la crisis económicas y se halla en El precio de la codicia (Margin Call), de J. C. Chandor, sobre lo que sucedió días antes de declararse la debacle financiera de 2008; y el drama vencedor en el Festival Sundance Otra tierra (Other Earth), de Mike Cahil, que aborda un tema poco clasificable aunque algunos la incluyen como nueva expresión de la ciencia ficción.

Así que a ver buen cine norteamericano.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s