El conspirador LA JUSTICIA MANIPULADA, por Alfonso Molina

Robin Wright interpreta a Mary Surret, en “El conspirador”, de robert Redford.

La noche del 14 de abril de 1865 el presidente Abraham Lincoln fue asesinado en el teatro Ford de Washington DC, mientras veía la representación del musical Nuestro primo americano, de Tom Taylor. Las heridas de la guerra de secesión eran muy recientes. Más allá del triunfo de la Unión sobre la Confederación, sobrevivían viejos y arraigados odios en ambos bandos. El asesino se llamaba John Wilkes Booth, un actor que simpatizaba con la causa confederada y que formaba parte de una conspiración más amplia que pretendían restablecer la guerra. Después de aquel histórico y único balazo, Booths intentó escapar y tras una feroz persecución finalmente fue abatido en un enfrentamiento con la policía el 26 de abril del mismo año. Las pistas condujeron a la casa de huéspedes de Mary Surrat, donde su hijo John se reunía con Booth y otros conspiradores para fraguar el atentando. Un tribunal militar condenó el 30 de junio a cuatro hombres y una mujer, Mary Surret, quienes fueron ejecutados el 7 de julio. Esto forma parte de la historia oficial. Pero a Robert Redford le interesó más ese personaje femenino cuya culpabilidad siempre estuvo en discusión. De esa duda parte El conspirador, novena película dirigida por el actor y fundador del Festival Sundance, que explora las manipulaciones de la justicia al servicio de un objetivo político.

Aunque las pruebas no fueron contundentes, Mary Surret fue condenada y ejecutada porque la opinión pública así lo exigía. La guerra había dejado demasiadas heridas y el asesinato del decimosexto presidente norteamericano provocó una reacción ciudadana que reclamaba culpables. La película posa su mirada sobre la figura de Frederick Aiken, abogado y héroe de la guerra, cuya fe en la justicia lo coloca en la posición de defender a una mujer del bando contrario a sus ideas y, sobre todo, de tener que vencer sus propios prejuicios. Entre Aiken y Surret se teje una relación de ideas y comprensión que traspasa las fronteras de lo convencional. Lo importante reside en las motivaciones políticas para determinar un acto de justicia.

Redford construyó una película muy sólida, bien estructurada, en la que destaca una ambientación muy cuidada y una trama que sabe mantener el interés del espectador sobre un intento de manipulación emocional. A Mary Surret, magníficamente interpretada por Robin Wright, no la juzga un tribunal civil sino uno militar. A medida que avanza el juicio la verdad pierde vigencia y se impone el interés de la nueva situación que viven los Estados Unidos de América. Lo cual contribuye a generar cuestionamientos sobre el patriotismo de un héroe de la guerra y a estimular conflictos dentro de su propia familia. Aiken, protagonizado por un eficiente James McAvoy, se encuentra atrapado entre la ética y la conveniencia social y económica. Como en las otras películas de Redford, el dilema entre lo correcto y lo oportunista deviene en el centro de la trama.

El conspirador se presenta como un film incómodo que indaga en un capítulo de la historia que muchos han querido olvidar. El título original The conspirator puede traducirse como El conspirador, referido a John Surret, hijo de Mary, pero también La conspiradora, es decir, la propia Mary Surret, que me parece más adecuado, pues la trama se centra en la relación de una mujer acusada de conspiradora y su abogado que poco a poco va descubriendo la verdad. Lo medular, más allá de la excelente producción y recreación de una época, se ubica en los valores universales y atemporales de su planteamiento.

EL CONSPIRADOR (The conspirator) EEUU, 2011. Dirección: Robert Redford. Guión: James D. Solomon. Fotografía: Newton Thomas Sigel. Montaje: Craig McKay. Música: Mark Isham. Elenco: James McAvoy, Robin Wright, Kevin Kline, Evan Rachel Wood, Danny Huston, Justin Long, Tom Wilkinson, Alexis Bledel, Toby Kebbell, Colm Meaney. Distribución: Cines Unidos.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s