Ideas para cambiar CRUCIGRAMA PARA LA JUVENTUD ROJA, por Alicia Freilich

En las reuniones del PSUV, ¿te dieron a conocer al menos el origen de estas frases que ya son lugar común en las aulas del mundo libre, donde sin miedo todo se averigua y discute? Los llamados “cocosecos” y los milicianos son autómatas o leen sólo manuales para la destrucción. Pero si eres estudiante y manejas Internet aún tienes tiempo para ser tú mismo. Busca el nombre de los autores de estas citas famosas. La clave radica en que los consideran o se autocalifican de revolucionarios. Te llevarás más de una sorpresa, de repente sentirás un vacío y a lo mejor, todavía tienes tiempo para una reflexión. Y despreocúpate, chamo. El país democrático reconciliado y educador, que sobrevivió el normal sarampión juvenil de piquiña en su momento, comprende y te espera porque vales mucho más que las limosnas del amo interesado en tu ignorancia, sumisión y sacrificio.

  • Maldito el soldado que dispara contra su pueblo.
  • Es de temer que la revolución, como Saturno, acabará devorando a sus propios hijos.
  • De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma.
  • El canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar el verdadero soulooque.
  • Para hacer la guerra hacen falta tres cosas, dinero, dinero y más dinero.
  • El verdadero modo de conocer al paraíso es conocer el que lleva al infierno para poder evitarlo.
  • Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas. ¿Por qué dejaríamos que tuvieran ideas?
  • El antisemitismo es el socialismo de los imbéciles.
  • Leer demasiados libros es peligroso.
  • Queremos ver un imperio y vosotros debéis autoinstruirospara esto… queremos que este pueblo sea obediente y debéis practicar obediencia en vosotros mismos.
  • Son preferibles quinientos rifles a cinco millones de votos.
  • No queremos una juventud que oiga y repita. Queremos una que piense.
  • Maten a diez de nuestros hombres y nosotros matamos a uno de los suyos. Al final, serán ustedes los que se cansarán.
  • No hace falta hacer muchas averiguaciones para fusilar a uno.Lo que hay que saber es si es necesario fusilarlo. Nada más.
  • No tengo casa, ni mujer, ni hijos, ni padres, ni hermanos. Mis amigos son amigos mientras piensan políticamente como yo.
  • ¿Para qué quiero ser grande cuando sea grande? ¡Echarlo a uno de la niñez sin antes conseguirle un puesto en la juventud!
  • Yo mastico coca todos los días en la mañana, y miren cómo estoy.
Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s