Al margen del 7 de octubre LA LECCIÓN DE HENRIQUE, por Alicia Freilich

Personalizo en este caso. No voté por él en las Primarias, mi equivocación fue doble.

Primero. Parecía muy frágil ante un adversario presidencial grandulón y armado, como luce todo héroe desde los cuentos de hadas, pero más en este país donde la historia oficial poco se distingue de  una  Venezuela Heroica narrada hace más de una centuria con pasional ficción en la prosa del escritor Eduardo Blanco.

Con tan  malos ejemplos del pasado y el presente, muchos de nuestra generación, estudiada pero pedante, sorda y ciega, aplicamos el concepto erróneo por superficial, de que el pueblo venezolano sigue casi analfabeta en política seria, prefiere a un dirigente de aspecto típicamente criollo, un llanerazo de estampa rústica y gracia parlante, de estatura y fisonomía que represente a la mayoría étnica con predominio africano, indígena o de mezclas  en las que poco asoma el blanco ibérico.

Desde el pasado 12 de febrero tres millones de la masiva comunidad mayormente mestiza, como es la venezolana, registró que a fuerza de golpes, desengaños  y duelos, sin escuela formal ni abstractas premisas, trascendió malas mañas, aprendió a distinguir apariencia de  esencia, ser de parecer, conversa directa de jaquetonería bélica, positiva acción concreta de vacío delirio.

Si cedemos  de nuevo a la manía de etiquetar todo, se puede asegurar que buena parte de nuestra población ha practicado mucho tiempo lo que el gran Nelson Mandela reveló ante el mundo como mal del siglo y el israelí Amós Oz analiza a fondo en toda su obra literaria y ensayística. El autorracismo, eso de reaccionar con dogmas apartándose del resto, mientras supuestamente  se lucha contra el fanatismo y la segregación.

Segundo. Porque el rastro mundial refleja que la ascendencia judía es una traba para el activismo político en cargos principales. Hanna Arendt escudriñó cómo ese complejo tejido repleto de nudos que forjó el judío paria, sin patria geográfica durante miles de años, y su incursión tangencial o directa en la sociedad antijudía, convoca el resucitar del antisemitismo. Millares de bautismos  obligatorios y voluntarios, en la España de los Reyes Católicos y la Alemania de Adolfo Hitler, de nada sirvieron para disminuir o eliminar la persecución y el aniquilamiento por parte de Inquisiciones y Gestapos hasta hoy. Se busca la limpieza  de sangre o más bien la mugre judaica en personas famosas que ya no practican judaísmo por varias generaciones. A falta de causas que justifiquen ese odio instintivo forjado desde religiones proselitistas, se aplica políticamente este prejuicio bajo nuevas consignas: sionista, pichirre, Shylock, burguesito, imperialista y etcétera. Confieso que me asustó mucho ese doble apellido: Capriles, converso de largo periplo procedente, en lo más cercano, de Curazao, y Radonski, derivado de Radom, ciudad polaca de numerosa población judía, desvastada como tantas por el fascio alemán.

Entonces, qué sorpresa, cuando en efecto le lanzan el  insulto en su calibre más perverso —nazi— reacciona con otra enseñanza. La respuesta indignada pero bajo control, sin autonegación ni arrogancia, por parte de un Henrique maduro, católico por elección propia, equilibrio entre corazón ardiente y cabeza fría, muy ofendido, inmediato con  la respuesta justa, deja desnudo al torcido superman, predicador de un  falso cristianismo que lesiona y no sabe ni puede perdonar. Síntoma de un profundo y grave disturbio, materia para psiquiatras.

Al margen del 7 de octubre, HCR ha sacudido a más de un sector nacional representando a la Venezuela nueva, dotada y decente, actualizando una verdad inscrita en el Talmud: Es maestro auténtico (adulto) quien aprende de su alumno (joven) pues para eso mismo tenemos dos orejas  y sólo una boca.

(alifrei@hotmail.com)

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s