La revolución EL DUELO VERBAL DE ELOY Y GABRIEL, por Alfonso Molina

La revolución 2

Alejandro Corona y Gustavo Rodríguez son Eloy y Gabriel en el montaje de Armando Gota..

La revolución de  Isaac Chocrón es una obra que permanece. Cuando se estrenó en 1971, en el país se había consolidado una democracia en medio de las dificultades. Aún no había llegado la Venezuela Saudita del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez. Bajo la dirección de Román Chalbaud y con las actuaciones de Rafael Briceño y José Ignacio Cabrujas, la pieza manifestaba lo que éramos como sociedad a través del reconocimiento de la decadencia en una pareja homosexual, como metáfora de lo particular inserto en lo general. Como muchas parejas (homo y heterosexuales) Gabriel y Eloy trataban de encontrar la salida a una crisis inevitable mientras ejecutan una nueva representación de un espectáculo también decadente con cada vez menos éxito. Casi veinte años después, en 1990, Armando Gota realizó el segundo montaje de La revolución en el Ateneo de Caracas, con las interpretaciones de Gustavo Rodríguez y Mariano Álvarez, acentuando las connotaciones sociales de la crisis de la pareja y de un país que había atravesado los ochenta con el terrible gobierno de Jaime Lusinchi, y comenzaba la segunda administración de Pérez, con el gran viraje que introdujo en las conductas de los venezolanos. Diecisiete años más tarde, en marzo de 2007, Héctor Manrique y Basilio Álvarez dirigieron e interpretaron el tercer montaje en el Centro Cultural BOD Corp Banca, que analicé en su momento. En todos estas adaptaciones Gabriel quiere su “revolución”, su transformación, su nueva vida y la felicidad. Eloy prefiere preservar el orden donde vive, no cambiar nada, seguir así hasta la muerte, es decir, hasta que acabe el espectáculo. Ahora La revolución vive una cuarta oportunidad en el teatro Premium pues Gota pone en escena por segunda vez su comprensión de la pieza, de nuevo con la actuación de Gustavo Rodríguez y en esta oportunidad con el trabajo interpretativo de Alejandro Corona. Lo dicho: es una obra permanente.

Gota no intenta contextualizar la obra —de forma oportunista— en los decadentes tiempos que vivimos. Tampoco le hace falta. Gabriel y Eloy se encargan de personificar la necesidad de  cambio, el primero, y la prioridad de mantener el orden, el segundo. Si la pieza expresó su pertinencia en tres momentos históricos anteriores, ahora adquiere mayor densidad en la medida en que la revolución chavista que vive el país —tras catorce años— ya no significa cambio sino mera conservación del orden. Lo importante de la pieza y del montaje de Gota residen en la necesidad de superar una situación de crisis en lo personal y lo colectivo. Las condiciones que viven Gabriel y Eloy con cada vez más conflictivas y su resolución es irremediablemente trágica. Como el país.

En el teatro de Chocrón los secretos se gritan y lo obvio se calla. También en La revolución.  Sus personajes se dicen la verdad. Más bien la esgrimen, en una especie de sollozo contenido que cobra cauce en una relación que claudica. Se impone la necesidad de bajar los antifaces de un carnaval extemporáneo. Es teatro dentro del teatro. Gabriel y Eloy son los protagonistas de una representación escénica y convierten al espectador en parte del espectáculo. Lo involucran en sus posturas diferentes. Eloy es un ser formal, que quiere cumplir su cometido, que trata de satisfacer al espectador. Gabriel siente la necesidad de trasgredir las fronteras de su vida. Visto desde una perspectiva precisa, se trata de la lucha de la revolución de Gabriel contra el conservadurismo de Eloy.

En el primer acto, la obra expone las características de cada personaje y su ubicación en el conflicto, de forma casi amable, jugando con cierto humor. Conocemos sus personalidades, sus enfrentamientos, sus carencias de afectividad mutua, pues se trata de una relación que va en picada. Allí se lucen Rodríguez y Corona. Un duelo verbal impecable con diálogos muy bien construidos. En torno a ellos observan como testigos silenciosos unos enigmáticos maniquíes de tras bastidores.

El segundo acto —mucho más corto que el primero— posee una fuerza demoledora que trasciende el texto y se manifiesta de forma intensa en la iluminación, el vestuario de Gabriel, su maquillaje y en la solidez de las actuaciones de Rodríguez y Corona. Se opera una transformación estética fundamental, especialmente en Gabriel y su personaje Miss Susy, con un trabajo de vestuario y maquillaje importante. Es la representación dentro de la representación. El colmo del fracaso y la decadencia. No hay nada que hacer.

Cuando Gabriel se desnuda física y emocionalmente está anunciando un desenlace tremendo, inevitable, tan memorable como el momento final cuando Eloy nos anuncia, que el espectáculo ha terminado. He visto ese final cuatro veces a lo largo de treinta y seis años y todavía me sigue conmoviendo.

LA REVOLUCIÓN, de Isaac Chocrón. Dirección: Armando Gota. Producción general: Gustavo Rodríguez. Iluminación: Víctor Villavicencio. Maquillaje: Nelson González. Elenco: Gustavo Rodríguez y Alejandro Corona. Teatro Premium. Jueves, viernes y sábado: 10 pm. Domingo: 8:00 pm.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Teatro y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s