Atención Superhéroes EL CHAVISMO ES UN GOBIERNO BIZARRO, por Juan Francisco Misle

Superhéroes 2Entre los niños de mi generación no era raro leer comiquitas de superhéroes capaces de realizar las más absolutas maravillas imaginables. Mi favorito, solo superado por las proezas de Luis Aparicio Jr. en el campo-corto de los Orioles de Baltimore, era Superman, “el hombre de acero, más rápido que una bala y más potente que una locomotora, capaz de cambiar el curso de los ríos, doblar el acero con sus manos desnudas”…, etc, etc.

Esos superpoderes eran extraordinarios y solían excitar fantasías febriles en nuestras mentes adolescentes, pero a pesar de esa fascinación casi hipnótica, la verdad es que el resplandor de esos poderes palidecía frente a la propuesta de que existía un mundo paralelo al de Superman, una dimensión recíproca como la imagen que se refleja en los espejos, mostrando personajes idénticos a los que poblaban a Metrópolis a no ser por un detalle crucial que dejaba claramente establecido que se trataba de diferentes criaturas: los rostros de los personajes de ese mundo paralelo eran avidriados, como de diamantes, y aunque contaba también con un monstruoso Superman con poderes sobrenaturales idénticos a los del nuestro, sus aventuras se encaminaban hacia objetivos simétricamente opuestos a los que orientaban a nuestro superhéroe. Era el mundo bizarro. Los conceptos de bondad, de justicia, incluso de estética de los bizarros eran diametralmente contrarios a los del mundo de Superman.

Y quizás lo más llamativo, lo que más dislocaba la brújula de mi imaginación, era que los personajes que habitaban en esa dimensió paralela, a pesar de que no me simpatizaban para nada, no eran malos ni perversos “per se” sino que obedecían a imperativos morales, éticos y estéticos opuestos a los de nuestro Supermán y sus amigos, a los nuestros, pues.

Cavilando sobre el mundo bizarro de las comiquitas dí con una de las claves de la Venezuela en tiempos chavistas. Me explico: el chavismo en el gobierno, visto desde la perspectiva de los sectores demócratas, pertenece al mundo bizarro. Sin desconocer por un instante que en él abundan muchos aprovechadores, pillos de uña en el rabo y hasta perversos de toda estofa, sería erróneo creer que en las filas del chavismo no existen espíritus impregnados de buenas intenciones y que con evidente voluntarismo tratan de alcanzar una utopía parecida a las que Vargas Llosa describía en su novela El Paraíso en la otra esquina. De seguir como van las cosas en Venezuela esa utopía está fatalmente destinada a convertirse en una distopía.

Es así como podemos distinguir entre la imagen que intenta proyectar el gobierno nacional a través de sus voceros y con el uso de una hábil pero costosísima publicidad, y otra muy diferente, lo que se constata en el mundo bizarro de sus actuaciones. Veamos:

El gobierno chavista se autodefine como nacionalista y celoso de la seguridad interna pero los cubanos se pasean como Pedro por su casa en el Fuerte Tiuna, imparten órdenes a la oficialidad criolla, son los virtuales dueños de los puertos nacionales, de los registros públicos, y controlan los procesos de cedulación y pasaportes.

  1. Dice luchar contra los privilegios de la burguesía pero esa lucha se limita exclusivamente a los empresarios locales a los cuales les responden con dolores cuando lo que necesitan son dólares. Los empresarios brasileños, argentinos, uruguayos, rusos, bielorusos, por lo contrario, son tratados con manos de seda y su plusvalía siempre está garantizada.
  2. Habla de seguridad alimentaria y sinembargo 70% de la comida es de origen importado.
  3. Regala cuantiosos recursos a Nicaragua, Bolivia, y Cuba pero mantiene congelado por años los presupuestos a las universidades nacionales autónomas y no hay plata para aumentarle los salarios de profesores y empleados, y mucho menos para comprar libros, publicaciones y computadoras. Los centros de investigación y desarrollo se mueren de mengua.
  4. Se dice representante de los trabajadores pero cuando actúa como patrono no se molesta en discutir los contratos colectivos del sector publico, ni respeta los compromisos asumidos con ellos.
  5. Se concibe asímismo como anti-imperialista, y particularmente como anti-norteamericano pero jamás ha cortado el suministro petrolero a Estados Unidos. Además no duda en utilizar el petróleo como arma política contra países pequeños que no comparten sus intereses geopolíticos.
  6. Se dice democrático y participativo pero no permite que haya elecciones en las Universidades bajo su control.
  7. Invierte gigantescas sumas en comprar armamento a rusos y chinos para defenderse de una invasión extranjera pero se muestra indiferente a la guerra que los delincuentes han declarado a los ciudadanos.
  8. Hace aprobar una nueva Constitución Nacional y es el primero que la violenta.

Definitivamente los chavistas en el gobierno parecieran provenir de un mundo bizarro.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s