Figuración y ensueño EL UNIVERSO FANTÁSTICO DE CARMELO NIÑO, por Alfonso Molina

Carmelo Niño El salto del Ícaro

“El salto del Ícaro” sintetiza el juego imaginativo del dibujo y la presencia cromática de Carmelo Niño.

Después de tres años, Carmelo Niño vuelve a la Galería de Arte Ascaso, en Caracas, para mostrar veinticinco piezas desarrolladas en las últimas dos décadas bajo el título de Figuración y ensueño. A partir de obras clásicas y de otras referencias universales el artista zuliano propone una recreación muy particular y muy propia, ubicando sus elementos en un plano contemporáneo e irreal. Personajes simbólicos quedan atrapados en entornos fantásticos marcados por la naturaleza abierta o por ambientes más cerrados. A primera vista lo que resalta es el uso del color a través del contraste o la armonía. Figuras femeninas, arlequines en sus juegos, familias completas, personajes religiosos, animales con rostros humanos, caballos voladores y un grupo heterogéneo de seres pueblan sus cuadros. Allí parecen anidar historias específicas con una dinámica visual que recuerda los concept boards que expresan una anécdota o una situación. Pero a diferencias de otras individuales suyas más o menos recientes como Atmósferas, 2000; Sueños profanos, 2003; Sombras al relieve, 2007; Susurros de daimon, 2010, esta vez prioriza el dibujo sobre las texturas, el color sobre la experimentación. Tal vez sea una trayectoria en movimiento que concluye en una etapa de madurez.

La investigadora Bélgica Rodríguez, curadora de Figuración y ensueño, señala en el catálogo:

En apariencia la pintura de Carmelo Niño es fácil de ser apreciada por el espectador. Todo en ella está «reseñado» con minuciosa representación figurativa. Sin embargo, su visible naturalismo va más allá de lo «representativo» para sustentarse sobre la fuerza de lo fantástico, sobre fuerzas metafísicas de tensa naturalidad donde la «verdad» de los personajes está velada por una irrealidad que es su verdadera «realidad». Aquí el tiempo y el espacio están suspendidos en la relatividad de presencias que parecen no existir en el mundo real.

Esta percepción se torna más clara al apreciar piezas de diferentes años y de temáticas aparentemente diversas, como Posando afuera, 1997, Grupo familiar III, 2002, Escena con espejo de agua II, 2007, La dama del abanico, 2008, El salto del ícaro, 2011, Arlequín casi nocturno, 2012, o Perfil de dama N° 5, 2013.  Cada una constituye una especie de huella en su trayectoria, aunque es preciso aclarar que la mayor parte de sus trabajos se concentran en los últimos cinco años. Obras unidas por la fantasía del autor que permite seguir su trayectoria en veinte años.

En Figuración y ensueño existe un juego entre el disfraz y el rostro, entre la percepción tradicional y una interpretación más atrevida, entre la mentira y la verdad, en definitiva. Pero ¿quién establece la diferencia entre lo real y lo aparente? No precisamente Niño, quien parece preferir la fluidez de su intuición creadora a los cánones de una creación más tradicional. La muestra es su conjunto parece un manejo visual que se esparce libremente, sin cortapisas, como capricho de su creador. Pero es ciertamente seductora.

Nada en este mundo es azaroso. Cabe recordar que desde principios de los años setenta, Niño ha mostrado su trabajo en el Centro de Bellas Artes de Maracaibo, las galerías Gaudí, Zeta y Toulouse Lautrec, todas de su ciudad natal, y desde 1977 en la Galería de Arte Nacional de Caracas, el Centro de Arte Euroamericano, también en Caracas, el Museo de Arte Francisco Narváez, en Porlamar, el Museo de Arte de Barquisimeto, la Galería de Arte Ascaso y la Feria Iberoamericana de Arte, ambas de Caracas, Arte Américas en Miami; Chicago Contemporary & Classic, ArtBo, en Bogotá, la Feria Internacional de Arte & Antigüedades de Maracaibo,  el Espace Meyerzafra en París, la Galería Durban-Segnini, en Miami, y el Museo de la Cultura de Valencia. Ha participado en el Salón de Otoño de París (1978), la XXVI Bienal de Sao Paulo (1981), la XII Bienal de París (1982), la XLII Bienal de Venecia (1986), la VI Bienal de México (1988), el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber, el Museo Fundación Ralli, en Uruguay, el Contemporary Latin American Art, en el Museum of Latin American Art, en Long Beach, California, y el Museo de Arte de las Américas, de la Organización de Estados Americanos, en Washington, D.C. Es decir, se trata de una trayectoria muy sólida.

FIGURACIÓN Y ENSUEÑO, Galería de Arte Ascaso, Avenida Orinoco, entre calles Mucuchíes y Monterrey. Las Mercedes, Caracas. Teléfono: (58-212) 993.6862. Telefax: (58-212) 993.5301. De lunes a viernes de 9:00 am a 1:00 pm y de 2:00 a 6:00 pm. Los sábados y domingos de 11:00 am a 3:00 pm.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Plástica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s