Saverio, el cruel EL GERMEN DE LA DICTADURA, por Alfonso Molina

Saverio, el cruel 6

La intensa y a menudo contradictoria personalidad de Roberto Arlt se puso de manifiesto a través de su extensa carrera como narrador, periodista y dramaturgo en la Argentina de la primera mitad del siglo pasado. Tras su muerte  en 1942 en Buenos Aires —ciudad a la que dedicó la mayor parte de su obra— cuando apenas contaba cuarenta y dos años, su prestigio creció de manera notable y sus piezas teatrales se convirtieron en legado clave de la escena de su país. Especialmente Saverio, el cruel, tal vez la más conocida, elegida como primer montaje del recién creado grupo Deus Ex Machina y el segundo en la nueva sala La Caja de Fósforos, en la Concha Acústica de Bello Monte. Es un verdadero reto representar esta obra compleja, originalmente concebida en tres actos, escrita en 1936 bajo una concepción y reformulada por el propio Arlt hasta un estreno tardío en 1950 en la capital argentina. Pude leer el texto original —es decir, el representado en esa fecha— y percibí que este montaje caraqueño tiene sus particularidades y diferencias pero mantiene la fidelidad a su concepto medular. Se trata de un juego de engaños y simulaciones que permite a Susana y sus amigos burlarse de Saverio, un humilde vendedor de mantequilla, a quien solicitan se haga pasar por un coronel para contribuir a sanear la fingida locura de la propia Susana. Fraguan una representación de estos falsos roles pero Saverio se toma muy en serio su papel y deviene en un militar que impone sus locuras. Ya no es un estúpido sino un peligro. Es el germen de la dictadura.

La puesta en escena de Gabriel Agüero Mariño  —en su debut como director— permite observar la transformación de su personaje principal y, por extensión, la de su entorno y de los otros protagonistas. Le otorga una contemporaneidad fundamental —ojo: esta es una pieza escrita hace setenta y siete años— que traspasa las décadas y expone la corrupción del pensamiento y los actos de un hombre sumergido en la enajenación del poder. Esta farsa trágica alude al militarismo latinoamericano pero también a la frivolidad de las élites que han impulsado el surgimiento y la consolidación de gobernantes autoritarios. La historia, especialmente la nuestra, está llena de ejemplos. Hombres que dominan y destruyen la vida nacional después de haber sido impulsados por un sector irresponsable. Un punto de vista dramático que impulsa la reflexión a través de la parábola. Un tipo de teatro de texto que busca horizontes más amplios y se diferencia de la oferta de las salas caraqueñas. Es importante que un nuevo grupo se fundamente en piezas clásicas y no en tentaciones de taquilla.

Saverio, el cruel 5Pero hay algo más importante desde la perspectiva teatral: Saverio, el cruel constituye la representación de otra representación, en un giro del teatro dentro del teatro. Lo que Susana propone ante los ojos del espectador y sus amigos Juan, Pedro, Luisa, Ernestina y Julia ejecutan en tres escenarios sucesivos es un montaje sin libreto fundamentado en la mentira y el engaño. Traman un desarrollo, fingen una locura, trajinan una manipulación, simplemente para divertirse, pero el personaje central se escapa de la obra y crea la suya propia, a su antojo y bajo sus intereses. Una suerte de carnaval con máscaras, pelucas y disfraces que pretende esconder las verdaderas intenciones. Al principio todo es risa, luego incertidumbre, más tarde tragedia. La única que no participa en esta burla sin sentido es Simona, atada a la realidad de su patrón y sorprendida por sus cambios. Termina funcionando como una especie de conciencia de la locura colectiva.

Los jóvenes actores Rossana Hernández, Gabriel Agüero Mariño y Elvis Chaveinte convergen en la creación de Deus Ex Machina después de generar experiencias personales en diferentes montajes y de formarse en los talleres de Rajatabla, Teatro del Contrajuego y Hebú Teatro. Con Saverio, el cruel asumen los retos de la compleja producción, la adecuada dirección y la muy expresiva escenografía de una obra nada sencilla pero muy pertinente, con los aportes de Gerónimo Reyes y Ángel Pájaro en la acertada iluminación, Jericó Montilla en el cambiante vestuario, Eliana Santander y Samyra Recondo en la elaboración de las máscaras y las pelucas y de Abilio Torres en la concepción de la música. Un elenco conformado por Chaveinte en el difícil rol de Saverio, Hernández como la caprichosa Susana, Torres como Juan, Abel García como Pedro, Sahara Álvarez como Luisa, Dayana Carmona como Simona, Idanis Infante como Julia y Alexandra Vivas como Ernestina completa el compacto trabajo creativo.

Esta producción de Saverio, el cruel marca un punto de partida para un nuevo grupo teatral a través de una toma de posición como creadores y ciudadanos. La selección del texto no pudo ser más expresiva. Deus Ex Machina interpreta la personalidad inconforme y transformadora de Arlt a través de su pieza más representativa y al mismo tiempo rinde tributo al papel de la inteligencia artística en la comprensión de nuestra historia. Esto suena muy ambicioso pero no solo es posible sino necesario.

SAVERIO, EL CRUEL, de Roberto Arlt. Grupo Deus ex Machina. Dirección: Gabriel Agüero Mariño. Producción: Rossana Hernández. Escenografía: Elvis Chaveinte. Iluminación: Gerónimo Reyes y Ángel Pájaro. Vestuario: Jericó Montilla. Máscaras: Eliana Santander. Pelucas: Samyra Recondo. Musicalización: Abilio Torres y Gabriel Agüero Mariño. Elenco: Elvis Chaveinte, Rossana Hernández, Abilio Torres, Abel García, Sahara Álvarez, Dayana Carmona, Idanis Infante y Alexandra Vivas. La Caja de Fósforos, Concha Acústica de Bello Monte. Viernes y sábados a las 8:00 pm y los domingos a las 6:00 pm.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s