La revolución de las miserias VISIONES DESDE CUBA, por Alfonso Molina

Yoani Sánchez 1

En el centro del libro se halla la reveladora entrevista a Yoani Sánchez.

Lo mejor de este libro de Jean Pablo López —que devoré en horas— reside en el punto de vista que asumió para desentrañar y comprender la compleja realidad cubana de hoy. No hay en La revolución de las miserias un análisis académico del proceso político y económico de una revolución que envejeció mucho antes de cumplir cincuenta años sino una percepción personal de los procesos íntimos que viven millones de mujeres y hombres atrapados en un pliegue de la historia. En enero de 2010 viajó a La Habana como cualquier turista y vivió la cotidianidad de sus habitantes en una suerte de diario que registra pequeños detalles de la supervivencia al lado de grandes conflictos personales e impostergables. Este joven venezolano de apenas 26 años, administrador de empresas de turismo y fotógrafo, logró lo que muchos periodistas han intentado sin éxito: expresar las contradicciones y necesidades de esos seres humanos insertos en un país que avanza incontenible hacia nuevas formas de organización productiva en un sistema erosionado por sus fracasos.

Ciertamente no se puede despachar a Cuba con los lugares comunes tradicionales de la política, el turismo o el deporte que se han repetido durante décadas ni con actitudes lastimeras, cómodas e inútiles de cierto moralismo ideológico. Tampoco se puede explicar esa realidad tan heterogénea desde una perspectiva venezolana, es decir, desde afuera, ajena a esa vida real y permanente. La primera idea de López fue buscar a Yoani Sánchez para entrevistarla, lo cual puede sonar como un propósito bastante directo pero resultó una meta definitivamente complicada. La búsqueda de contacto con la famosa blogera —cuyo trabajo ha dado la vuelta al mundo— implicó el viaje de López a La Habana y su permanencia durante once días en distintos albergues y hogares de la ciudad, viviendo, comiendo, trabajando y transportándose como lo hacen sus ciudadanos, como uno más. Esta condición ‘metodológica’ se reveló fundamental para indagar, compartir, aprehender, discutir y comprender las vivencias de quienes le alquilaron una habitación, de una enfermera que ejercía la prostitución para sobrevivir, del taxista ‘no oficial’ que lo llevó en su ‘almendrón’ desde las afueras del aeropuerto José Martí hasta una casa cerca de La Habana Vieja, y de nuevos amigos que abrieron sus corazones y mentes a este venezolano que no llegó como turista. Las páginas de La revolución de las miserias ofrecen los testimonios de los cubanos pero también de este muchacho inquieto que recogió todos los datos y no escatimó esfuerzos para explicar al lector —una a una y con detalles— las situaciones de la cotidianidad. López  prefirió hurgar el día a día a través de la óptica habanera. Allí está su principal acierto.

La Habana es una ciudad extrañamente hermosa, más allá del deterioro de sus tesoros históricos, de su evidente pobreza, de su oscuridad nocturna casi absoluta. Posee una belleza triste con mucho de nostalgia de los tiempos de gloria pero también con la aceptación de lo inevitable. He estado allí en varias ediciones del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano —mejor conocido como el Festival de La Habana, a secas— que se celebra a principios de diciembre desde 1979. Cuando conversaba con cineastas, escritores, artistas plásticos o músicos podía advertir esa mezcla de orgullo y desilusión, de creación e insatisfacción. Nunca he regresado en la ‘era Chávez’ pero presumo que esas contradicciones han adquiridos nuevos matices y hasta actitudes distintas. Por ello comprendo las sorpresas y las inquietudes de López cuando ha hablado con la gente en las calles, en el Parque Central, en los hoteles de Habana Centro, en el malecón. Su curiosidad lo condujo a situaciones muy particulares con ciertos personajes cubanos e incluso con algunos extranjeros.

La línea medular del libro se halla en las páginas dedicadas a la entrevista con Yoani Sánchez. En una treintena de páginas, la filóloga habanera especializada en literatura latinoamericana y editora de Generación Y, el blog más famoso del mundo —se habla de catorce millones de accesos al mes— y un verdadero dolor de cabeza para las autoridades de su país, responde las interrogantes de López de una manera directa, sin titubeos, como una entrevistada permanente por la prensa internacional. Habla de su partida a Suiza en 2002 y los dos años que pasó en Zurich, de su regreso a Cuba en 2004, de las características del régimen de los hermanos Castro, del papel de la cultura en los cambios necesarios, de las posibilidades de la democracia en su país, del control del pensamiento disidente, de las precarias condiciones económicas, de los cambios en la actitud y la conducta de los cubanos y de muchos otros temas, de manera desenvuelta, coherente y con buenos argumentos. A sus 37 años ella representa la voz de la ‘otra Cuba’, la no oficial, la del cubano de a pie, con la legitimidad que le brinda su decisión de vivir en su ciudad natal para escribir, cuestionar y exigir. Pero López no se contentó con hacer una muy buena entrevista sino que le llevó las tres preguntas que desde Caracas le formulaba el abogado venezolano, narrador y notable defensor de los derechos humanos Gonzalo Himiob Santomé —autor también del prólogo del libro— sobre el poder transformador de la palabra, la importancia de los premios que le han otorgado internacionalmente y la posibilidad de una transición hacia una Cuba distinta. Las respuestas de Sánchez son elocuentes.

López realizó otras tres entrevistas. La primera al escritor y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo, egresado en bioquímica de la Universidad de La Habana en 1994 y editor del blog de crítica cultural Lunes de post revolución —en alusión directa al suplemento cultural Lunes de revolución que editaba Guillermo Cabrera Infante en 1960— y el blog de fotos y videos Boring Home Utopics. La segunda a Ciro Javier Díaz Penedo, guitarrista, compositor y cantante de la banda de punk rock cubana Porno para Ricardo. En ambas conversaciones indagó en los entretelones de la vida cultural alternativa y el desafío creador ante el régimen. Pero la tercera es aún más importante. Reinaldo Escobar, esposo de Sánchez y veterano periodista disidente que no puede ejercer su profesión en Cuba, ofrece una amplia y heterogénea visión política sobre la trayectoria histórica de la revolución y en torno a las condiciones y necesidades del pueblo cubano de hoy. Se aprecia la voz del conocedor, del crítico persistente, del precursor del periodismo digital en la isla y del pensador consistente.

La revolución de las miseriasEl libro concluye con el texto Metamorfosis del héroe de Rubén Monasterios, psicólogo venezolano, escritor de relatos pornográficos, crítico de teatro y danza, académico del erotismo y el humor, locutor de corazones solitarios y cronista de Caracas, en el que narra sus experiencias personales con la ideología comunista y su desencanto con la realidad de los países donde fue el pensamiento oficial. Un magnífico cierre.

LA REVOLUCIÓN DE LAS MISERIAS. HABLA YOANI SÁNCHEZ, de Jean Pablo López. Editorial Libros Marcados, Caracas, 2013.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Letras, Sociedad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s