Esa noche llamada muerte LA PARTIDA SEGÚN ANGOLA, por Alfonso Molina

José Tomás Angola 2

José Tomás Angola vuelve a explorar las posibilidades del texto breve alrededor de un tema inevitable.

A diferencia del anterior libro de José Tomás Angola, Todas las ciudades son Isabel, (Editorial Equinoccio, Colección Papiros, Universidad Simón Bolívar, Caracas, 2010), conjunto de textos signados por el espacio urbano y la presencia femenina, lo relatos breves de Esa noche llamada muerte exploran el instante preciso en que el ser humano toma conciencia del último respiro. No se plantea otra opción, no hay salidas inesperadas. Todos vamos a morir en un proceso que es íntimo e intransferible. Un tema ineludible y definitivo.

El dramaturgo y narrador venezolano interpreta y recrea lo que la ficción le indica que fueron las despedidas de personajes célebres y no tanto que la historia de la humanidad ha colocado de relieve. En el mundo, en Venezuela, en la imaginación. A veces, más que personajes son figuras amorosas o execrables, victoriosas o derrotadas, concretas o religiosas. También simbólicas. La luna, por ejemplo, testigo luminoso de los dramas de la noche. O un moralista destripador londinense que acababa con las libélulas indefensas. O la heroína de nuestra historia, perdida en sus elucubraciones, comprendiendo la partida de un pequeño ángel. No se salva ni el Dios de los cristianos ni el hombre que lo representó en la Tierra. Desde luego, la muerte no es un tema exclusivo de Angola pero sí se manifiesta como su río incesante. Cada cuento —casi todos muy breves, como ejercicio de síntesis— revela su capacidad para concentrar esos pequeños dramas que inevitablemente conducen a lo único seguro de la vida.

La partida según Angola, podría subtitularse el volumen. Estos cuarenta cuentos poseen una carga poética que enriquece su visión específica sobre cada uno de estos personajes. Estos actos de imaginación proponen sus ficciones internas, ajenas al documento pero cercanas a la emoción. Nadie puede garantizar la veracidad en los últimos momentos en la vida del más célebre dictador soviético o del caballero que venció a los moros por Dios, por España y por el Rey. Lo mismo podría decirse del abaleado más célebre en Dallas, hace cincuenta años, o del hombre que le dispara al insecto devenido en espejo de sí mismo para luego accionar el arma de manera definitiva.

Esta capacidad de desdoblar situaciones hasta llegar a la esencia emotiva constituye el gran atractivo de los relatos. Hay algo lúdico en el inicio de cada texto, como un reto para adivinar cuál es el personaje abordado. A menudo el lector se lleva sorpresas. Como los moradores de la esquina de El Muerto, a escasos metros de La Esperanza, que se sorprenden cuando escuchan una pregunta sencilla.

Más allá de los nombres conocidos o intuidos, las narraciones de Esa noche llamada muerte exploran las emociones, la motivaciones, las causas y los impulsos que se hallan detrás de las situaciones dramáticas afrontadas por los personajes. Tristeza, soledad, venganza, celos, traición, amor, felicidad, la conciencia del momento definitivo, todo muy Shakespeare pero en breves páginas, para recrear lo que todos sabemos aunque muchos no llevemos prisa en experimentarlo. Hay otros que ya no tienen motivos para retrasar ese instante. Incluso el propio autor puede sortear los peligros que lo acechan.

Esa noche llamada muerteUn libro sagaz, bien escrito, ingenioso e imaginativo que habla de la única seguridad inviolable.

ESA NOCHE LLAMADA MUERTE, de José Tomás Angola Heredia. Los Libros de El Nacional, Editorial CEC, Colección Letra Portátil, Caracas, 2013.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Letras y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s