Boeing Boeing ELOGIO DE LA COMEDIA COMERCIAL, por Alfonso Molina

Boeing Boeing 1

Alexandra Braun y Javier Vidal abren los fuegos de la obra de Marc Camoletti dirigida por Tullio Cavalli.

El notable auge de salas y opciones teatrales en Venezuela durante el último decenio se ha manifestado mayoritariamente a través de la comedia, sobre la base de trabajos unipersonales o de elenco breve, muchos de calidad cuestionable, pero también a través de piezas emblemáticas de la escena universal. Existe un público que necesita reír o al menos sonreír en medio de la incertidumbre que nos rodea. Espectadores que agradecen dos horas de evasión pero rechazan la risa burda o la treta sexual y exigen piezas de mayor nivel creador y un mejor trabajo de montaje. Tal es el caso de la célebre Boeing Boeing, del francés Marc Camoletti, que desde 1962 ha sido representada en todo el mundo e incluso llevada al cine en 1965 con Tony Curtis y Jerry Lewis. Es la pieza que Tullio Cavalli ha puesto en escena —en una de las salas del nuevo Complejo Cultural Santa Fe— bajo la producción de Rolando Padilla y con un reparto de figuras muy conocidas: Javier Vidal, Karl Hoffmann, Marcos Moreno, Catherina Cardozo, Norymar García y Alexandra Braun en su debut como actriz. Un montaje que logra su objetivo de divertir al público con un texto ingenioso y una puesta en escena muy profesional.

Ambientada en París a principios de los años sesenta, cuando las principales líneas aéreas del mundo estrenaban el Boeing 747, la obra de Camoletti propone una burla del machismo a través de su personaje principal Bernard, arquitecto exitoso y mujeriego que mantiene relaciones de forma simultánea con tres azafatas: Gloria, la norteamericana de TWA, Gabriella, la italiana de Alitalia, y Gretchen, la alemana de Lufthansa. Las recibe en días distintos en su apartamento, con la compañía de su mayordomo Albert, homosexual y neurótico, con un hábil truco de portarretratos que son cambiados a conveniencia. Hasta el día en que llega su viejo amigo Robert, un tarambana bueno para nada que asiste al caos generado cuando las tres mujeres coinciden en el apartamento. Palabra más, palabra menos, esta es la trama de una comedia que no solo se mofa del egoísmo masculino sino también de los estereotipos nacionales de sus amantes.

La acertada dirección de Cavalli pone el acento en el tradicional juego de enredos —puertas que se abren y cierran, mujeres que entran y salen, hombres que temen lo peor, besos equívocos y otros no tanto— con un solo espacio donde transcurre todo, una escenografía muy de la época y un único manejo de luces prácticamente invariable. La mayor fortaleza del montaje se encuentra en el eficiente trabajo interpretativo de tres acto res y tres actrices, quienes articulan y desenredan sus acciones con agilidad y precisión. Mienten, gritan, callan, gesticulan, saltan, se emborrachan y manipulan de manera ininterrumpida. Vidal celebra sus cuarenta años en escena con esta diversión escénica haciendo un Bernard creíble. Hoffman compone un divertido Robert que cae en la tentación fortuita de un beso mientras Moreno, con su voz y su gestualidad, lleva al paroxismo a su Albert, a quien “no es fácil” seguirle la corriente a su patrón. Al frente de ellos, Cardozo, García y Braun destacan con sus actuaciones, muy apropiadas de sus personajes, aunque a ratos incurren en los estereotipos alemán, italiano y norteamericano. Creo que es más un asunto del texto que de las actuaciones. La gran sorpresa se halla en la interpretación de Braun, en su primer trabajo sobre las tablas, segura de su personaje, encantadora en su cinismo. A veces este sexteto peca de exagerado en su desvarío pero una comedia como ésta perfectamente lo soporta.

Boeing boeing no persigue otro objetivo que no sea la diversión inteligente. Lo logra. Cavalli cabalgó el reto de montar una pieza que cincuenta años después de su estreno en París ostenta cierta ingenuidad. Recuerdo que la situación de un hombres y tres mujeres —con sugerencias eróticas— causó cierto escándalo en los alocados años sesenta pero hoy luce bastante pudorosa.

A propósito, me parece estupendo la apertura del Complejo Cultural Santa Fe, con sus tres salas de distintos aforos y un área de exposición, con estacionamiento y vigilancia. Incluso me hablan de un excelente restaurante en sus instalaciones. Lo probaremos.

BOEING BOEING,  de Marc Camoletti. Dirección: Tullio Cavalli. Producción: Rolando Padilla. Elenco: Javier Vidal, Karl Hoffmann, Marcos Moreno, Catherina Cardozo, Norymar García y Alexandra Braun. Complejo Cultural Santa Fe (Torre del Colegio de Médicos). Sábado a las 8 pm y domingo a las 6 pm.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Teatro y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s