Isabel Pereira RAYOS, VIENTOS Y AGUAS TURBULENTAS

Para los expertos venezolanos que sí saben qué hacer

¿Será imposible saber si el día de hoy la electricidad no sufrirá una interrupción inesperada? ¿Podré planear mis actividades sin temores y así cumplir con mis compromisos? Mi inquietud crece al leer en la prensa que el 58 de los industriales se quejan de los cortes de luz. ¿Quién podrá orientarme? Decido llamar a mis amigos expertos en la materia. “Bueno”, responden, “lo que estamos viendo en todo el territorio donde la electricidad viene y va es un simple preludio, lo peor es lo que vendrá, que no se resolverá comprando miles de plantas termoeléctricas obsoletas a precio de oro, para las cuales no hay combustible en estos momentos. Éste es el presente, el futuro se avizora aun más grave”.

Ante mi asombro —confieso mi ignorancia— mis amigos científicos afirman que la energía del petróleo será sustituida muy pronto por otra, proveniente de rayos, vientos y aguas turbulentas. Hasta Arabia Saudita está metida en ese negocio. ¡Increíble! el petróleo, carbón y gas natural, están siendo remplazados por las energías renovables de manera acelerada, tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados. Texas, considerada la capital del petróleo de Estados Unidos, es ahora también la capital de la generación de electricidad a partir de energía eólica, pronto tendrá miles de MW de capacidad de energía eólica, lo que equivale a decenas de plantas de carbón. California y Arizona estarán generando miles de MW (1) de energía eléctrica solar hacia el 2013. Y pensar que estos territorios son parte del imperio, ¡nuestro principal cliente!

Sigo en consulta, como deberíamos hacer todos los venezolanos que ignoramos la suerte del petróleo. Resulta que en Escocia ya se está negociando con dos fondos de inversión árabes para hacer una inversión de miles de millones de dólares en el Mar del Norte de ese país, usando, no se asombren, la energía de las olas. Los alemanes dicen que a partir del año 2025 la electricidad obtenida de la mayoría de las fuentes de energía renovables será más barata que la obtenida de combustibles fósiles.

Para el 2050 (2) las energías renovables habrán desplazado los recursos energéticos fósiles en la mayoría de los países avanzados, además de China, y habremos entrado en la era del hidrógeno.

A partir del año 2015, con la complicidad de rayos, vientos y mareas -la tormenta perfecta- vaticinan que empezará a desplomarse el precio del petróleo hasta llegar a unos 13 USD por barril en el año 2050.

Ahora viene lo peor, según los científicos, a pesar de que en términos generales los estudios se pronuncian a favor de una combinación de energías renovables, los mismos le otorgan el papel principal a las centrales eléctricas termosolares (3, 4).

Venezuela, donde el potencial solar está disponible en prácticamente todo el territorio, es el único país donde no se hace ningún esfuerzo por instalar y usar energías renovables y reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

Leo en otro informe que Hyundai anunció que su carro de hidrógeno estará disponible en el 2012. Para el 2015 la mayoría de los otros fabricantes importantes tendrán carros de hidrógeno en el mercado. Además señalan que por cada planta termosolar de 100 MW se generan 1000 empleos durante la construcción y 100 empleos fijos durante 25 a 40 años.

Pero, me atrevo a argumentar, He escuchado declaraciones acerca del interés del régimen en la energía nuclear, ¿Eso no es preocuparse por el futuro de nuestro país? Con cara de preocupación los amigos expertos responden al unísono: Aprendamos de Japón, ese no es el camino (5). La energía nuclear es la alternativa tecnológica más costosa de todas, la que requiere más tiempo para poner una planta en funcionamiento, la que nos generaría mayor dependencia de países con las tecnologías nucleares más atrasadas, menos seguras y cuyos desechos radioactivos son más difíciles de eliminar. Por otra parte, no ocurriría ninguna transferencia de tecnología que nos permita avanzar en esta área pues ninguno de nuestros centros de investigación ni universidades está preparado. Por experiencia sabemos que si llegara a instalarse alguna de estas plantas, este gobierno no le hará el mantenimiento requerido y lo seguro es que nos mantendrían en la oscuridad.

Con esta información la preocupación aumenta, por la conciencia real de que el futuro de nuestro país está en el medio de un desierto, no hay mentes vigilantes, previsoras, anticipadoras que nos ayuden a encontrar el buen camino en el campo de la energía y en todo lo demás: la seguridad, los alimentos, la vivienda. Estas perspectivas deberían alimentar un profundo reclamo de los venezolanos acerca de nuestro porvenir ¿Qué haremos con una PDVSA que producirá petróleo pesado que será abatido por aguas, rayos y vientos, sin ningún perjuicio para el medioambiente? Por qué no se actua en relación a estas orientaciones que marcan el rumbo de las investigaciones e inversiones hasta en los países latino americanos mas pobres. Tal parece que el único problema que preocupa al régimen es como instalar el Socialismo siglo XXI, algo que más anacrónico no puede ser. Resta a los nuevos asambleístas convencer a sus pares para que aprueben una ley que promueva el desarrollo Solar de Venezuela, sino lo que tendremos a corto plazo será socialismo a obscuras, sin luz y con gente muy pobre. Por el contrario si usamos sabiamente los rayos, las olas y los vientos es bien probable que nuestras peores pesadillas puedan disiparse.

Notas:

(1) El megavatio (símbolo MW) es igual a un millón de vatios.

(2) http://ec.europa.eu/research/leaflets/h2/page_103_en.html

(3) Renewables 2010 Global Status Report

(4) Western wind and solar integration study: executive summary prepared for: The national renewable energy laboratory, a national laboratory of the U.S. Department of energy. May 2010

(5) http://es.wikipedia.org/wiki/Abandono_de_la_energia nuclear

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s