Ese territorio íntimo EN BUSCA DE UN CONCEPTO DE PATRIA, por Silvia Dioverti

Ojos de niñoSoy de mi infancia como de un país.

Antoine de Saint Exupéry

A los que están lejos.

La patria es un concepto íntimo, fundado más en las vísceras que en el cerebro; patria, la patria, es esa piel con la que nacemos y que ningún pasaporte, ningún exilio cambiará nunca; patria es ese espacio que ningún déspota puede arrebatarnos cuando nos empuja al destierro. Patria es, pues, la piel donde vivimos; puede ajarse, resultarnos estrecha a veces –como a las culebras–, pero, a diferencia de ellas, nosotros no podemos cambiarla, igual que no podemos cambiar una impronta genética, los sabores de la infancia, los paisajes en donde dimos los primeros pasos.

Para el oriental su patria es vasta como el mar, tiene voces de gaviotas en la brisa, nostalgia de ese horizonte esquivo pero siempre presente, promesa que jamás defrauda ni se agota, quizá por eso es optimista, alegre y todo mar es para él ese Mare Nostrum con que los romanos reivindicaban la posesión del Mediterráneo. Para el andino la patria es ese infinito al que se acerca desde la montaña, porque la montaña –dice René Daumal– “es la vía que une la Tierra con el Cielo”. Y así para el hombre del llano o el que nació en tierras tórridas, secas, porque en la infancia no hay prejuicios contra el paisaje, se ama el frío de las tardes de nieve como se ama el calor aplastante de esas siestas en las que parece que ni el aire mismo puede respirar. Para el hombre del desierto la patria es esa arena sobre la cual el Simún dibuja caprichosas geografías que duran apenas el tiempo de una tormenta.

Patria es, entonces, el país de la infancia, el más hermoso país. A él siempre nos es posible regresar –desde los años y desde las más distintas y distantes geografías– porque ese país transcurre en ese presente absoluto que es el tiempo de la memoria. Todo país es una suma de historias personales que lo fundan y son, a la vez, fundadas por él. No se nace por casualidad en un determinado lugar. Ningún territorio permite otra geografía interior que aquella que plasma en sus habitantes. Pero el país que cada uno es no se encuentra en los mapas. No es, ni siquiera, de esos que los demás recuerdan, o recuerdan solo para coincidir que sí hubo o hay un país con ese nombre, porque cada individuo lleva en sí su país como el caracol lleva a cuesta su propia casa. Por eso nadie puede despojarnos de él, nadie puede, con dedo perentorio, con pito altisonante, arrojarnos fuera de las fronteras de esa patria-país que somos. Solo quien se traiciona a sí mismo es capaz de traicionar a su  patria y de ser despojado de ella, y para eso no hace falta traspasar más fronteras que las de la probidad.

Silvia DiovertiEn principio, la patria se hereda, no se elije. Solo después de que somos capaces libremente de revalidar –por así decirlo– esa tierra interior que nos tocó en suerte, solo cuando somos capaces de asumirla con sus pros y sus contras, recién entonces somos capaces de merecerla. Y cuando somos capaces de merecerla ella se convierte en esa heredad que va con nosotros por el mundo y de la que nadie nos puede despojar.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s