Festival Manuel Trujillo Durán UNA LECCIÓN DE LOS ESTUDIANTES DE LA ULA, por Pablo Gamba

El tema de la transexualidad, como en la ganadora "La Víspera de la virgen", fue recurrente en el festival marabino.

La víspera de la virgen ganó el Primer Premio, y Misael Mármol el de mejor actor por su papel en ese corto de Xavier Larroque, pero el XI Festival del Cortometraje Nacional Manuel Trujillo Durán fue un triunfo de los estudiantes de la Escuela de Medios Audiovisuales de la Universidad de los Andes, con el segundo y el tercer premios, y otros seis galardones. Es una lección para un gobierno que ha postergado a la mejor institución que existe en el país para aprender cine, como parte de su política de acoso presupuestario, y por la fuerza de las bombas y de las balas de sus matones, contra las universidades autónomas.

Al documental Pirata, las cartas de Ernesto del estudiante de la EMA-ULA Camilo Paparoni correspondió el segundo lugar y a su compañero de escuela Michael Labarca el tercero por Cerdos, que además ganó el premio del público y el de mejor guión. Las distinciones por la mejor cámara de Gerard Uzcátegui en Saudade de Manuela Planas, y de Claret Canelón por el sonido de 7:30 de Adriana González; el premio por los efectos especiales de Daniel Escalona en su película Juego terminado y la mención especial para Hija de puta de Alexandra Bas, por su planteamiento sobre los derechos de los niños, completan el palmarés de los cortos de los estudiantes de la escuela de Mérida.

La víspera de la virgen ahonda en las experiencias de un transexual la noche anterior a la operación mediante la cual adquirirá los genitales femeninos. Es un filme en el que la identidad trans tiene una metáfora bella y crudamente gráfica a la vez en la flor de pistilo erecto que cubre el sexo del protagonista, el cual tiene su última experiencia con los órganos masculinos que perderá en el quirófano al día siguiente, vestido con ropa íntima de mujer. El subtexto religioso, que le aporta un aire tarkosvkiano al corto, añade un elemento de provocación moral, además de estética. No por poético La víspera de la virgen deja de ser un puñetazo a la nariz del conservadurismo religioso, en un país en el que 69% de los que respondieron una encuesta de GIS XXI en octubre desaprueba las relaciones homosexuales.

La temática de la diversidad sexual fue una de las que más se repitió en los 144 cortometrajes que concursaron en el festival de Maracaibo. Entre ellos se destacó también Almuerzo con extraños de Fabián Rodríguez, otro estudiante de la EMA-ULA. Es un documental que registra las reacciones de una familia merideña que recibe como invitado a un travesti vestido como para da un show. Luce, además, los colores de la bandera, incluidas las estrellas.

Pirata, las cartas de Ernesto es uno de dos trabajos que Camilo Paparoni presentó sobre los indigentes. Se trata de un retrato de un inmigrante italiano que terminó en la calle, enloquecido por la droga. El documentalista pone al desnudo en su obra el proceso de realización, el cual comenzó con un trabajo fotográfico que le permitió acercarse al personaje y establecer una relación personal con él. Paparoni trata de entender cómo alguien puede llegar a esa situación a través de grabaciones de su voz, fotos, las cartas del título y las imágenes históricas que emplea para ilustrar el discurso delirante de Ernesto Rosati, que el blanco y negro empareja con el resto del material. El enigma del personaje es planteado también a través de sencillos recursos de puesta en escena: los papeles dispuestos sobre una mesa, como piezas de un rompecabezas, y una persona que se los lee al personaje narrador en su lengua, ironía de la traducción imposible a la razón de una locura de chispazos fascinantes. La versión de 14 minutos exhibida en el festival no es el Pirata de 6 minutos de Youtube.

En el otro trabajo que presentó Paparoni, Epitafio, es un relato gótico sobre la muerte y sobre la gente que duerme en las tumbas de un cementerio, como si no pudiera encontrar un lugar entre los vivos. Ambos cortos trascienden el trabajo estudiantil para poner de relieve nuevas posibilidades en la exploración del extremo de la marginación, en el que la locura de la sociedad que excluye se confunde con la de los personajes que padecen la exclusión.

Cerdos es una versión de la historia de los tres cochinitos y el lobo que quería tumbarles su casa, dedicada al problema de las invasiones de terrenos privados por los pobres para construir viviendas. El humor sarcástico de Michael Labarca marca distancia con el panfleto al que se presta el tema, para hacer un cine que plantea problemas sociales sin ofrecer respuestas. La metáfora no es sólo sobre los lobos en los que pueden convertirse los propietarios cuando hay gente que carece de lo mínimo que necesita para vivir, sino también sobre los cuentos en los que terminan atrapados los pobres, y que constituyen la piedra angular de la estabilidad de la sociedad injusta. El desengaño es lo esencial de la crítica, y una exigencia de soluciones reales a los problemas y de que no se trate a la gente con historias como las que se cuentan para hacer dormir a los niños.

No hay crítico que no sienta que un palmarés no hizo justicia a algún filme de su preferencia, y como ejemplo podría ponerse aquí Buenas, bellas y democráticos, en el que Alexandra Henao sigue la línea de ácido planteamiento de la responsabilidad que la gente tiene en los problemas que atraviesa la sociedad en su conjunto y que se remonta a La uva. Hay afinidad en sus inquietudes con las de Michael Labarca, y eso podría ser revelador de que un espíritu crítico de nuevo tipo se está cocinando en el cine nacional, una suerte de pragmatismo rebele que busca sacudir con el sarcasmo a la gente para que salga de la comodidad del autoengaño.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine, Otras voces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Festival Manuel Trujillo Durán UNA LECCIÓN DE LOS ESTUDIANTES DE LA ULA, por Pablo Gamba

  1. Erly Vecchi es una actriz de “Juego Terminado” los creditos de los efectos especiales de ese cortometraje le corresponden a Daniel Escalona. La pagina del Manuel Trujillo Duran también tiene ese error. Porfavor Corregir!!!!!!!!!

    Soy amigo de Daniel y estudiante de la EMA ULA con mucho orgullo!!!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s