Cuidado con lo que sueñas LOS MIEDOS DE UNA MUJER, por Alfonso Molina

Cuidado con lo que sueñas 1

Autora de los cortometrajes Luna urbana (1994) y Ale, Luli, Luis y el brazo (1996), ganador del Catalina de Oro en el Festival de Cartagena, Colombia, y de varios premios nacionales, Geyka Urdaneta emprendió la realización de su primer largometraje en 2007. Desde entonces la producción de Cuidado con lo que sueñas sufrió de varios inconvenientes —especialmente presupuestarios por el control de cambio— hasta su estreno esta semana en varias ciudades del país. Su personaje central es Candela, una atractiva peluquera de origen español y de 42 años de edad, a quien no le gusta los niños, que se encuentra ante varios conflictos de manera simultánea: su madre está enferma y debe cuidarla; la peluquería que ambas regentan está a punto de ser vendida y no tienen dinero para comprarla; un taxista de 25 años la corteja y ella no está dispuesta a aceptar la diferencia de edad; y un niño de la calle entra en su vida sin pedir permiso y desata su instinto maternal. A partir de este cuadro humano, Urdaneta propone una comedia romántica con un marcado acento femenino. La perspectiva de Candela domina toda la historia, con sus ansias y sus miedos, definiendo varias expresiones del amor: como hija, como mujer, como madre, como inmigrante, incluso como ciudadana de un municipio caraqueño. Ella es la que tiene cuidado con sus sueños.

Este punto de vista de Urdaneta constituye su fortaleza más genuina, en la medida que la trama su film asume los conflictos de la mujer en la sociedad venezolana, tanto en el plano afectivo como el social. La definición de un personaje tan particular y su ubicación en un entorno social constituye el mapa humano de una comedia romántica con ciertos toques dramáticos. Cuidado con lo que sueñas evidencia una crisis económica y social que es casi estructural en la última década y que determina la existencia de bandas de niños de la calle perseguidos por la policía, así como la venta de la peluquería —que empuja a varios trabajadores al desempleo— o la huida del país de un artista plástico porque no encuentra oportunidades. En ese marco se incluyen los sueños de Candela, sus miedos, dudas, inquietudes, pero también los sueños e incertidumbres de los personajes que la rodean.

Pero, de forma paradójica, esta posición de la realizadora se dispersa por los caminos de los múltiples problemas que debe enfrentar Candela, los cuales se yuxtaponen sin otorgarle prioridad a ninguno. A medida que avanza la proyección, el espectador se pregunta cuál es el conflicto principal. Puede ser el hallazgo de sus instintos maternos gracias a Diego, el niño que busca a su mamá que “se la llevó una crecida”. Tal vez el encuentro con Alejandro, el taxista atrevido que se revela como artista plástico, frustrado por la realidad y dispuesto a emigrar a Estados Unidos en busca de dólares. Quizá se halle en su lucha por conservar la peluquería que su mamá comenzó y mantuvo con esfuerzo. O en la angustia que le produce la enfermedad de su mamá. Son tantas las líneas dramáticas —matizadas con el culto  bolivarianista  y las manipulaciones políticas municipales, así como de cierta ingenua picardía del barrio— que la película se desdibuja poco a poco. Incluso hay situaciones dramáticas —sobre la violencia doméstica, por ejemplo— que apenas se formulan en breves diálogos, a pesar de que es evidente su importancia en la historia. Afortunadamente, al final Urdaneta recoge los trozos dispersos y logra darle cierta unidad a la historia.

Lo mejor de Cuidado con lo que sueñas reside en el  cuadro interpretativo, liderado por Ana Fernández, actriz sevillana de larga trayectoria en cine y televisión, a quien muchos recordamos por su magnífico trabajo en Solas (1999) ópera prima de Benito Zambrano. En el film de Urdaneta asume su rol de mujer inmigrante con muchos años en Venezuela de manera prolija, manteniendo su acento pero usando modismos muy venezolanos. Aunque el personaje de Candela no es fácil, logró imprimirle un definido tono de veracidad como mujer en medio de un torrente de dudas. La otra figura determinante —aunque en un plano secundario— se encuentra en la gran actriz argentina Norma Leandro, convertida en Lola, la española que salió de su país para buscar futuro en Venezuela. Es un personaje breve y concentrado, muy atractivo y muy convincente. A su lado Alexander Leterni y el niño Rosmel Bustamante construyen eficazmente los personajes de Alejandro y Diego. La recordada Lourdes Valera, Pastor Oviedo, Marisa Román conforman el resto de la trouppe de la peluquería, mientras Julie Restifo se luce como la alcaldesa Simancas.

En contraposición, se percibe cierta falta de continuidad estética, tanto en la fotografía —tuvo tres responsables en esta área— como en el montaje —del experimentado Sergio Curiel—, que afecta la propuesta narrativa de la realizadora. Los contrastes de calidad son notables. Le atribuyo esta falla a las repetidas interrupciones del rodaje y de la pos-producción. Al final, uno no sabe si las fallas del film obedecen a problemas de guión o de producción. La música de Aquiles Báez funciona como pieza creadora pero no logra articular las partes desorganizadas del film. Tampoco era su función. La dirección de arte de Sandy Jelambi y Marietta Perroni contribuye a crear una atmósfera social y afectiva muy interesante.

Cuidado con lo que sueñas, con sus virtudes y defectos, marca el inicio de una nueva etapa en la filmografía de Urdaneta. Estoy seguro que en mejores condiciones de producción podrá ofrecer propuestas de mayor alcance.

CUIDADO CON LO QUE SUEÑAS, Venezuela, España y Cuba, 2013. Dirección y guión: Geyka Urdaneta. Producción: Geyka Urdaneta y Adolfo López Sojo. Fotografía: Ruben Belfort, Alejandro García Wiedemann y Oscar Lobo. Montaje: Sergio Curiel. Sonido: Josué Saavedra y Antonio Garrido. Música: Aquiles Báez. Dirección de arte: Sandy Jelambi y Marietta Perroni. Elenco: Ana Fernández, Norma Aleandro, Alexander Leterni, Rosmel Bustamante, Lourdes Valera, Pastor Oviedo, Marisa Román, Julie Restifo, Haydée Faverola. Distribución: Cines Unidos.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s